DEMASIADO PEPINO PARA POCA ENSALADA

6 tiros

1.Las alineaciones presagiaban lo que a la postre resultó ser el trágico guión del partido para el R. Madrid. El 4-2-3-1 del Leganés incluía un pivote con alma ofensiva –Gabriel Pires-, tres delanteros –El Zhar, Amrabat y Beauvue– y un media punta como Eraso. Zidane ponía a Achraf y Theo en los laterales; Llorente en el pivote con Kovacic e Isco de interiores; arriba, Asensio y Lucas Vázquez acompañaban a Benzema. Bale y Ronaldo, en la grada. Una osadía en el día que Zizou se jugaba la continuidad en la Copa del Rey. Muchas veces, la indefinición táctica ofensiva había sido maquillada por la calidad individual, pero contra el Lega, la calidad, la experiencia, los nombres, no estaban en el campo.

2. A un Madrid dominador, pero en modo estéril, más horizontal que vertical, sin peligro, respondía el Leganés con contras basadas en la velocidad de Amrabat por fuera y la profundidad, sí amenazante, de Beauvue como 9. El juego ofensivo del Madrid se sostiene en los laterales Carvajal y Marcelo. La ausencia simultánea de los dos resultó definitiva. Achraf y Theo se encuentran a una distancia sideral de ellos en términos de madurez y calidad futbolística. Theo no tiene capacidad para aportar en la creación por dentro como lo hace Marcelo;  Achraf interpreta la profundidad y verticalidad de Carvajal de forma agitada, acelerada, a destiempo; además de su tormentosa relación con los centros. A día de hoy, los jóvenes laterales carecen de jerarquía suficiente para jugar en el Real Madrid. Su capacidad combinativa en ataque estático es limitada. En el 31, Achraf comprometía a Nacho con un pase atrás envenenado que Eraso aprovechó para hacer el 1-0 e igualar la eliminatoria.

3. La falta de cocción y de adaptación de Llorente para rellenar el lugar de Casemiro en el pivote; y la tendencia a la conducción y por tanto, a la ralentización del juego de Kovacic en medio campo, terminaban por arruinar cualquier propuesta ofensiva de los blancos. Añoraban la manera que Modric tiene de estresar al rival con su ritmo, presión y velocidad técnica de ejecución. Solo Isco, sin demasiada inspiración, lo intentaba. Un medio campo incapaz de generar juego y llevar el balón en condiciones óptimas a las bandas de Asensio y Lucas, provocó que éstos las abandonaran hacia dentro para buscar el contacto con el esférico. Despreciaban, por tanto, el ataque posicional, la amplitud y creaban un embudo por el centro.

4. A la vuelta del descanso, Benzema, en la primera jugada de peligro, hacía el empate en el 46 tras una gran combinación con Lucas (1-1). Sería un espejismo. Enseguida Gabriel Pires, metió el 1-2 a la salida de un córner. El Madrid estaba eliminado. Ahora sí que tenía obligación de  llevar la iniciativa y de marcar. Para ello, en el 67, Zidane introdujo a los deseados Carvajal por Achraf y Modric por Llorente. Pero era tarde. Garitano respondió de inmediato sellando la banda de Carvajal con Raúl García por Amrabat.

5. El Leganés seguía con su hoja de ruta dirigida por un magistral Pires. Un plan austero en cuanto a volúmen de juego pero muy eficaz. En el 76 entró Mayoral por Isco. Otra sorpresa. El malagueño volvía a ser juzgado con mano de hierro por su técnico. El Madrid atacaba por acumulación, con un 4-2-4, sin pausa ni criterio. Mediante un bombardeo aéreo buscaba el gol en la cabeza de Ramos, Mayoral y Benzema. Delante, un Leganés atrincherado al borde de su área, sin conceder un solo metro para las rudas combinaciones de los blancos. Despejando los centros de Lucas Vázquez y recogiendo esas segundas jugadas, tarea fácil sin Kroos en el campo.

6. Era un Madrid insistente en busca de una heroica que esta vez no llegó. Antes, cuando tuvo tiempo y un rival no tan replegado, siempre esperó a que aparecieran las ventajas tácticas pero nunca provocó con su juego que éstas ocurrieran. Terminó el partido con dos 9 como Benzema y Mayoral y sin el gol que necesitaba. Pero no es falta de gol lo que acusó. El gol debe ser una consecuencia de un modelo de juego ofensivo trabajado, instaurado, que no existió en el Real Madrid. Pesada derrota ocasionada por los pepineros. Naufragio histórico para los merengues.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *