Isco solventó un problema frente al Betis

isco betis

*Twitter: @FDescifrado

Difícil debut liguero había deparado el calendario a Ancelotti. Se enfrentaba al Real Betis,
un equipo renovado pero que mantenía intacta su extraordinaria personalidad y filosofía
de juego profundamente instauradas por su técnico, Pepe Mel

.
Clave resultará incidir en los sistemas de juego de italiano (4-2-3-1) y madrileño (4-3-3)
para descifrar la suficiencia con la que los béticos superaron en fútbol al Real Madrid,
mientras dispusieron de energía.

Un R. Madrid con doble medio centro a la misma altura -Khedira y Modric- debía disputar
la pelota en la parcela ancha a un R. Betis con un sólo pivote -Matilla- y dos medios
interiores -Verdú y Nosa-. La inferioridad numérica merengue era manifiesta.

Mientras los andaluces contaban por fuera con la amplitud posicional y velocidad de
Cedrick y Juanfran como extremos, los blancos despoblaban las bandas con la tendencia
de Isco y Özil a jugar por dentro

LAS CONSECUENCIAS

Sobre todo en la primera mitad, el Betis superaba constantemente a su rival. Una y otra
vez, Matilla filtraba balones con precisión y velocidad a Nosa y Verdú, que con alternancia
invadían la espalda de Modric y Khedira. Esta disposición táctica en medio campo les
facilitaba las triangulaciones tan vitales en el ataque posicional , así como la verticalidad
en los pases que les permitía rebasar líneas completas de presión, máxime cuando el
rival dispone de dos pivotes colocados a la misma altura. La amplitud de Cedrick y
Juanfran y la presencia de Molina de 9, generaban espacios por dentro que suponían una
amenaza constante para la portería blanca. Hay que destacar la versatilidad táctica de
Cedrick con los movimientos en arco separándose de Carvajal y yendo al centro para
recibir a la espalda del doble pivote madridista (magistralmente lo ejecutó en la jugada del
gol).

El Madrid era incapaz de neutralizar el insistente ataque posicional bético. Isco y Özil no
tienen capacidad e intensidad defensiva para ayudar a Marcelo y, sobre todo a Carvajal,
en sus complicadas batallas con Juanfran y Cedrick. Tal vez Di María, en lugar de Isco u
Özil, hubiera equilibrado este déficit táctico que tanto perjudicó al R. Madrid.

En ataque despreciaba las bandas abandonadas por Isco y Özil, abusando de la
elaboración por dentro donde la densidad de jugadores -Ronaldo, Benzema, Isco y Özil-
le convertía en un equipo superpoblado, lo que iba en detrimento de la fluidez y de los
espacios. Ante un Betis junto, ordenado e intenso en defensa, si no existe un juego de
posición donde la pelota viaje de forma veloz y precisa, los ataques se convierten en
intrascendentes. Y Ancelotti no tiene aún afinados esos recursos ofensivos, más bien
aparecían con frecuencia imprecisiones y desorden que provocaban cierta querencia al
contrataque que no está en el guión el italiano

.
En la reanudación, la presión más adelantada de los locales y la mayor implicación defensiva de Isco acabaron con la supremacía del Betis. Además, el cansancio redujo las diferencias futbolísticas entre uno y otro
equipo. Afectaba menos a las individualidades del Madrid mientras lastraba la
capacidad colectiva de generar fútbol de los béticos. Los blancos disponen de calidad
suficiente para reemplazar la fatiga, los andaluces, no. El partido se rompía por momentos y el
ajetreo favorecía a los locales y a su pegada. Así quitaron el balón al Betis y sin
manifestar un juego dominante, sí que mereció más en esta segunda mitad. Tras varias
ocasiones, Isco solventó momentáneamente un problema de fútbol marcando el gol del
triunfo con un certero cabezazo.

Queda trabajo para Ancelotti. Aún es pronto y tiene buenas intenciones. Pero, ¿no sería más eficiente un sistema 4-3-3 con tanta calidad en medio campo?, con un sólo pivote más estático y equilibrado como Alonso o Casemiro en este sistema 4-3-3 ¿se hubiera abortado la acción de Cedrick en el gol del Betis?, ¿no se tendría así más presencia defensiva y ofensiva en banda?, ¿no es el 4-2-3-1 utilizado ayer más indicado para un equipo que quiera menos el balón y más la contra?, y si viene Bale ¿veremos a Ronaldo de 9 más cerca del gol y reemplazando a un indolente Benzema?. Hemos de esperar para obtener respuestas.

*Twitter: @FDescifrado

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *